Buscar nuevos post

Validating credentials, please wait...
  • Contacto 914 015 029

  • Fax 913 091 736

Home

Defecto Refractivo del Ojo: Miopía

Defecto Refractivo del Ojo: Miopía

Defecto Refractivo del Ojo: Miopía

De una forma sencilla podemos decir que hay un defecto refractivo cuando la imagen del objeto que estamos mirando no se enfoca de una manera nítida en la retina. Según sea la causa de este desenfoque, el defecto se llama miopía, hipermetropía, astigmatismo y presbicia (o vista cansada).

La miopía es el defecto refractivo más común y provoca que se vea mal de lejos. Se produce porque los rayos de luz que deberían converger (enfocar) en la retina, lo hacen por delante.

Si usamos el símil de la sala cine, que explicábamos en un artículo anterior, en la miopía la imagen no está enfocada en la pantalla y la película se ve borrosa. Son dos los motivos por los que se produce este enfoque: o la sala es demasiado larga para ese proyector de cine, o el operador de la cabina ha enfocado las lentes del proyector a una distancia más corta de lo que está la pantalla.

En el ojo esto significa que cornea y/o cristalino son demasiado curvados (tienen demasiadas dioptrías) y enfocan muy cerca; o el ojo es demasiado largo (es conocido que la miopía sube más durante la adolescencia simplemente porque el ojo “crece”).

La miopía se compensa a través de lentes divergentes o negativas que consiguen atrasar el enfoque del ojo hasta la retina. Si hablamos del cine, pondríamos delante del proyector una lente divergente que trasladaría el enfoque hacia atrás para que se vea nítidamente la película.

Las lentes divergente o con dioptrías negativas, alejan el enfoque, hacen que los rayos de luz se separen en vez de converger, produce el efecto contrario de una lupa, si se mira a través de una lente divergente se ven los objetos más pequeños.

Los defectos refractivos no son enfermedades (aunque sí hay patologías que producen defectos refractivos), por eso no se habla de curar o corregir sino de compensar. Una gafa, una lente de contacto o incluso una “operación de miopía” no curan la miopía, la compensan “añadiendo algo” en el sistema visual.

En las operaciones de cirugía refractiva lo que se “añade” es una lente dentro del ojo, o se talla (mediante laser) la cornea para quitarle dioptrías, son procedimientos médicos que hace el oftalmólogo. Aunque la operación haya sido perfecta, las revisiones visuales deben hacerse periódicamente, ya que las estructuras oculares siguen siendo miopes, a pesar de que se vea nítidamente.

En los establecimientos sanitarios de óptica ese “algo” que se añade al sistema visual, para compensar la miopía, es la gafa y la lente de contacto, que son productos sanitarios prescritos y adaptados por el Óptico-Optometrista.

 

PREGUNTA y VISITA a tu ÓPTICO-OPTOMETRISTA: SIEMPRE RESPONDE

Related Posts